Aprendiendo a sonreír

20 de junio de 2016

En ocasiones, y casi siempre motivado por una mala experiencia en la infancia, las personas dejan de sonreír acomplejadas por su estado bucodental.

Ese pánico al dentista hace que abandonen su estado de salud hasta que, ya sea un conocido o un familiar, les motiva a que arreglen de una vez por todas su dentadura.

Con sedación endovenosa, en un solo día y con el protocolo OPTIMUMTEETH® podemos restaurar los dientes perdidos y devolver el volumen original de los labios; recuperando así una bonita sonrisa.


Compartir


    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Switch to our mobile site