Doctor, tengo mal aliento

7 de diciembre de 2012

La halitosis o mal aliento es un problema que despierta cada vez mayor sensibilidad social. Estudios científicos han demostrado que aproximadamente el 30% de la población reconoce sufrirla.

Es cierto que casi todo el mundo presenta halitosis al despertar por la mañana, después de varias horas de sueño nocturno, cuando las estructuras de la boca han estado en reposo y la producción de saliva ha sido muy escasa. Sin embargo, las personas que producen un olor desagradable durante todo el día, un fenómeno que su entorno percibe claramente, sufren de halitosis o halitosis crónica.

¿Qué síntomas produce la halitosis?

  • Presencia de una capa blanca o amarillenta en la lengua.
  • Boca seca, saliva espesa, lengua ardiente.
  • Sabor desagradable por la mañana i peor después del consumo de alcohol, tabaco, café, productos lácteos o dulces.
  • Sabor ácido, amargo o metálico persistente.

La halitosis puede tener consecuencias en las relaciones sociales. Por tanto, son síntomas también que las personas del entorno te ofrezcan chicles o pastillas de menta muy a menudo o que, en una conversación, la gente aparta la cara o da un paso atrás.

¿Cuáles son las causas?

Muchas veces el mal aliento no se diagnostica correctamente atribuyéndolo injustamente a una enfermedad del estómago, a una pulmonía o una sinusitis. Hoy en día la ciencia médica ha comprobado que el mal aliento se origina en un 90% de los casos en la boca y no en el aparato digestivo, los senos nasales o los pulmones.

Está también demostrado que la verdadera causa del mal aliento se debe a compuestos sulfurosos producidos por bacterias anaerobias que viven en la superficie de la lengua y la garganta. Este grupo de bacterias sobrevive y prolifera en un ambiente oral carente de oxígeno. Por ello estas bacterias se sitúan en zonas de la cavidad oral donde el oxígeno llega difícilmente, como la encía que hay entre los dientes, la parte trasera de la lengua y la faringe, entre los dientes, las bolsas periodontales y otros sitios difíciles de limpiar.

En determinadas circunstancias estas bacterias inician una descomposición rápida de proteínas, lo que se traduce en una mayor producción de aminoácidos que a su vez liberan sustancias sulfúricas olorosas. A estas sustancias problemáticas se les llama «compuestos sulfúricos volátiles» que se evaporan y pulverizan rápidamente, llegando fácilmente a otras personas en forma de un aliento desagradable.

Por razones que todavía se desconocen algunas personas tienen más bacterias que otras. Existen varias teorías al respecto: cambios hormonales, toma de medicamentos -muchas veces antibióticos, que producen un desequilibrio en las bacterias orales-, o predisposición genética.

¿Cuál es el diagnóstico o tratamiento?

No podemos olvidar que el mal aliento es un síntoma tras el cual puede esconderse un problema de salud, de ahí la importancia de acudir a un médico dentista especializado que establezca el diagnóstico correcto e indique qué estrategias terapéuticas seguir para lograr un tratamiento eficaz.

En la actualidad es posible medir científica y objetivamente los olores que se originan en la cavidad oral mediante la utilización de herramientas de alta tecnología. Una de ellas es el cromatógrafo de gases, un instrumento que registra la concentración de los diferentes compuestos de sulfuros volátiles, pudiendo así hacer un buen diagnóstico del origen de la halitosis.

Si la halitosis no es oral -un caso poco frecuente-, es importante que el médico dentista diagnostique la procedencia del problema y remita al paciente al médico especialista más adecuado, generalmente el otorrinolaringólogo. Si es de origen oral, la halitosis puede estar asociada a enfermedades periodontales: gingivitis y periodontitis.

Debemos tener presente también que una de las causas indirectas de halitosis es debida a la existencia de implantes dentales. No todos los implantes son iguales; existen más de 2.500 formas de implantes en el mundo. La gran mayoría de implantes colocados durante los últimos 20 años no garantizan el sellado bacteriano completo entre el implante y la corona. Este simple detalle de ajuste posibilita que las bacterias de la cavidad oral se introduzcan en las ranuras y se cree un medio apropiado de crecimiento bacteriano que provocará mal sabor, halitosis, retracción de encía, reabsorción (pérdida) de hueso alrededor del implante e infección perimplantar o perimplantitis.

En CEMAV Dental y Diagonal Clinic te damos soluciones para combatir la halitosis. Y también para prevenirla. Y es que sólo utilizamos implantes dentales con sellado bacteriano completo, que no provocan mal aliento ni mal sabor y se mantienen como un diente natural.


Compartir


    2 respuestas a Doctor, tengo mal aliento

    1. Elena Bou dijo:

      Hola, quisiera saber el precio de una primera visita, el problema es halitosis en cavidad bucal, ya me hicieron una prueba con el halimeter hace muchos años. Pero nunca he encontrado una solución definitiva, tengo muchísimos problemas sociales debido a ello. Quisiera que me dijeran el precio de una primera visita con diagnostico y valor de cada prueba. Por favor necesito seriedad y si puede ser un precio asequible. Gracias por leer el mensaje. Espero noticias, gracias. Un saludo elena

      • drcatalan dijo:

        Hola Elena, gracias por escribirnos y siento la demora en la respuesta.
        La primera visita cuesta 30 euros. Si te interesa, llama al 93 207 61 79 y solicita hora de visita, estaré encantado de atenderte.
        Hasta pronto.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Switch to our mobile site