La formación continuada, un antídoto para la crisis

5 de diciembre de 2013

formacioDurante tiempo, la profesión de odontólogo se ha visto como una de las más estables y bien remuneradas, pero los tiempos han cambiado en el sector de la odontología. No podemos pasar por alto la incursión en el mercado de las multinacionales low cost, que en muchos casos tienen en plantilla a jóvenes licenciados haciendo jornadas maratonianas por sueldos que dejan mucho que desear.

Para hacerse un sitio en el mercado, hay dos caminos: rebajar precio o aumentar calidad. Competir en la guerra del “precio más barato” con las multinacionales es una opción poco recomendable y con peligrosas consecuencias. Por tanto, nos queda aumentar la calidad de nuestro trabajo, ya sea especializándonos, ampliando los servicios o mejorando los existentes.

¿Cómo conseguimos este valor añadido? A través de la formación continua. La odontología está evolucionando a una velocidad mucho más rápida que hace unos años en cuanto a nuevas técnicas, protocolos e investigaciones. El título de la facultad es sólo el principio. Un odontólogo no puede dejar nunca de prepararse, de ampliar conocimientos, de perfeccionar sus prácticas.

Así veo yo la formación y así planteo yo la docencia. Mis seminarios van en la dirección de formar a profesionales en activo para dotarles de nuevas competencias. Como ejemplo, el seminario que impartiré el 31 de enero del 2014 sobre “OptimumTeeth y aplicación de nuevas tecnologías a la implantoprótesis”.

Está claro que son tiempos difíciles para todo el mundo, incluso para los odontólogos si no se escoge el camino adecuado. Que vayan cambiando de profesión los que no estén dispuestos a trabajar duro, ser tenaces y, sobre todo, continuar su formación. Nadie dijo que sería fácil.


Compartir


    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Switch to our mobile site