Las consecuencias de ser un salmón

21 de junio de 2013

salmoQue una parte del sector de la odontología es inmóvil a los cambios, no es ningún secreto. Cuestionar las tesis oficiales no ha sido tarea fácil.

Quiero explicaros cómo llegué a desarrollar el protocolo OptimumTeeth. En el año 2000 tuve la suerte de conocer a dos personas, ahora amigos, que llevaban la distribución del implante dental Bicon (Boston U.S.A.) en España. Recuerdo que cuando vi una radiografía con este implante, pensé que estaba trucada. Había una serie de detalles que no se podían explicar con las hipótesis de la escuela sueca, que era la más aceptada en España. Pero la confianza que me merecían aquellos compañeros de Bicon hizo que profundizara en el tema.

La curiosidad hizo que viajara a Boston con el Dr. Castelló y conocer a Thomas Driskell, el ingeniero que diseñó este implante, que en ese momento tenía unos 84 años. A partir de aquí me hice muchas preguntas que intenté contestar a medida que investigaba sobre cómo funcionaba este implante. Necesitaba saber por qué pasaba lo que pasaba. Tanto es así, que la última vez que hablé con Driskell le expliqué mis primeras conclusiones. Él me dijo que no había pensado en todo eso cuando creó el implante, que había sido algo más intuitivo. A partir de la observación clínica y del estudio de la mecanobiología de los maxilares pude definir el protocolo OptimumTeeth.

Una de las claves es el sellado bacteriano, que ofrece un mayor porcentaje de éxito postcarga a largo plazo ya que no permite la penetración de bacterias causantes de infecciones alrededor de los implantes (periimplantitis).

Llegar hasta aquí ha sido duro, pero también apasionante. Discusiones, críticas de compañeros, incluso amigos… Pero ha merecido la pena, os lo aseguro.

Los salmones, para procrear, remontan las aguas de los ríos. A veces, cuando crees en el objetivo final, compensa ir a contracorriente.


Compartir


    Una respuesta a Las consecuencias de ser un salmón

    1. ME GUSTA Y TIENES RAZÓN con evidencia científica y clínica…..”Una de las claves es el sellado bacteriano, que ofrece un mayor porcentaje de éxito postcarga a largo plazo ya que no permite la penetración de bacterias causantes de infecciones alrededor de los implantes (periimplantitis).”

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Switch to our mobile site