¿Qué piezas componen un implante dental?

7 de noviembre de 2013

Observad el gráfico. Un implante dental necesita habitualmente estas 11 piezas para conseguir el objetivo, que no es otro que  hacer la función de un diente natural.

M_PiezasDeUnImplante

Todas ellas son imprescindibles y su manipulación es de alta precisión. Un pequeño error en su fabricación o colocación, puede traer graves consecuencias en nuestra salud. Y además del material, hay otros factores a tener en cuenta, como recogí en la la infografía Qué hay detrás de un implante.

A veces nos olvidamos de que un implante dental es un producto sanitario que se introduce en el hueso maxilar, en íntimo contacto con el hueso, la encía, la saliva y los alimentos. Se ubica en la cavidad oral interrelacionada con el resto del organismo, tanto emocional como físicamente. Por tanto, ¡es la puerta de entrada al interior de nuestro organismo! Y no deberíamos tomárnoslo a la ligera.

Antes de realizar un tratamiento con implantes dentales deberíamos seguir estos pasos:

1)  Conocer la historia médico-quirúrgica (antecedentes personales y familiares)

2)  Realizar exploración física (visita)

3)  Realizar exploraciones complementarias: radiografías digitales, tomografías, y, en ocasiones, analítica sanguínea y placa de tórax.

4)  Con todos estos datos decidimos si está indicado o no colocar el implante en función del estado general del paciente, la edad, los hábitos alimentarios y de higiene oral, el volumen de hueso disponible, el estado de la encía y de los dientes remanentes, la presencia de enfermedades sistémicas (diabetes, osteoporosis, hipo/hipertiroidismo, enfermedades cardíacas, coagulopatías, enfermedades autoinmunes, tratamientos de quimio o radioterapia, etc.).

Todo esto es necesario para reducir al máximo la aparición de complicaciones. Y es que se trata de una intervención quirúrgica, con todos los riesgos que esto supone.

Por eso recomiendo prudencia a mis colegas de profesión. La primera opción tiene que ser siempre la odontología conservadora. El implante no es la solución a todo sino el último recurso. No podemos comercializar con él como si fuera una crema facial, un perfume, unos zapatos o una colección de sartenes.


Compartir


    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Switch to our mobile site