Varias partes, un sólo cuerpo

23 de mayo de 2013

“Persona profesionalmente dedicada a cuidar la dentadura, reponer artificialmente sus faltas y curar sus enfermedades”. Ésta es la definición de dentista según el diccionario de la Real Academia Española.

No es ninguna mentira. Sin duda la cavidad oral es nuestro objeto de estudio y de trabajo, pero la nueva tendencia de la odontología va más allá. Ya os he hablado de la odontología holística, que no se centra sólo en la boca como elemento alienado del resto del cuerpo sino como un todo.

Es importante porque un desequilibrio en la cavidad oral puede afectar al resto del organismo. ¿Sabéis que una mala colocación del pie puede tener su origen en la boca?

Se ha comprobado en estudios que existe relación entre el aparato estomatognático y la postura corporal. Funcionamos a través de cadenas musculares que discurren a lo largo del cuerpo. La alteración de una de estas vías altera todo el conjunto. Puede ser por vía ascendente (la disfunción se extiende hacia arriba). Por ejemplo, si caminamos repetidamente en pasos de diferentes longitudes, se puede modificar el esqueleto, cráneo o mandíbula para compensar.

Y al revés, puede ser por vía descendente (se extiende hacia abajo). Por tanto, cualquier problema en el plano oclusal o en la posición de la mandíbula, puede modificar la postura del cuerpo o la locomoción. Migrañas, pinzamientos, dolores de espalda… muchas veces, son causados por una disfunción oral. Se transmite a los músculos de la cabeza y el cuello, afectando, a través de la cadena muscular, a cualquier parte del cuerpo.

Por tanto, incluid a vuestro dentista de cabecera entre las visitas imprescindibles a lo largo del año. Os muestro en un vídeo la importancia de escoger a un odontólogo con visión holística.

 


Compartir


    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Switch to our mobile site